Foro Kawasaki Zephyr



Este foro usa cookies.
Las cookies propias y de terceros nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

Puedes cambiar la configuracion de cookies en cualquier momento en el enlace que aparece al final de esta pagina.


Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Kawasaki ZX-10 "Tom Cat"
#1
Digno de alabanza este trabajo para una burra increíble  Cool Cool Cool

(Y la música bien elegida).
Responder Arriba
#2
No hace mucho salió en este canal que sigo esta moto , https://www.youtube.com/watch?v=bARm8xGBdXc&t=330s .
Responder Arriba
#3
Mola el momento de suspense, cuando intenta arrancarla... la música para y... ¡por fin enciende!
Responder Arriba
#4
[Imagen: 595f872e2b96618a0cfacfb09a869807o.jpg]
Responder Arriba
#5
Que maravilla de moto, si señor!! Mi padre tuvo una exactamente igual a esa.

Yo por entonces tenía unos 22 años y se la quitaba sin que se diera cuenta las veces que podía, siempre y cuando encontrase las llaves ya que las guardaba a buen recaudo, sabiendo de mis hazañas.

Aprovechando un viaje de mis padres el fin de semana, se la quité para dar una vuelta a ver la la novia a Cáceres, está vez sin documentación ya que también la escondida.

El caso es que me tocó huir de la guardia civil, cuando entrando a Trujillo ahí estaban 2 guarda civiles con sus BMW y me hicieron el  de ealto.

Imaginad lo que se me pasó en fracción de segundos, "ahora me paran sin documentación de la moto y me llevan al cuartelillo, mientras mis padres sin haber llegado a su destino, estos se tienen que volver y cruzar España de punta a punta".

Todo esto en una época sin móvil, a saber cuándo los hubieran localizado... 

Me hubiera caído la del pulpo... 
"Me la juego y no me cogerán vivo" pensé yo

Así que sin pensarlo, metí primera y volaba mientras cambiaba de marcha entre las 
 7 y 9000 rpm.

A partir de esas rpm el motor era una auténtica bestia, lo soltaba todo de golpe, nada de inyección ni entrega progresiva... A lo bestia!! 

Nunca le había dado tanta caña y la tenía mucho respeto, pero en ese momento tenía más miedo a la guardia civil que a los CV de ese motor.

Finalmente me tocó cobijarme en Trujillo, callejeando y camuflandola para que no se viera, dejando el casco, chaqueta y etc al camarero de un bar, mientras yo iba a la salida del pueblo observando como la guardia civil estaba esperando a casarme. 2 horas estuve sentado en un banco ya bien caída la noche pasando más frío que un tonto, hasta que se fueran cansados de esperarme. Y una vez lo vi despejado, continúe lo que me quedaba de viaje.

Hice el viaje de regreso por la noche para no pasar por ningún control. 

Nadie se enteró de nada, aunque mi padre siempre pensó que esa moto consumía mucho aceite y gastaba mucho neumático, sin saber claro está que el responsable de ello era yo.

Por cierto, siempre desconectaba el cable del cuenta km.

Pasados unos años vendió la moto sin decirme nada ni darme opción a comprarla, seguramente porque pensaba que no estaba preparado para tal máquina.

Años más tarde, la vi en Cheste totalmente pintada en negro seguramente por algún arrastron y no muy bien cuidada. Me dio mucha pena verla así ya que no se lo merecía.

Joder!! Vaya chapa os he metido solo para decir que es una grandísima moto.

Por cierto, más de 20 años han pasado desde entonces y mi padre sigue sin saber nada de esa experiencia. Quizá algún día se lo diga, o quizá se entere leyendo por aquí...
[+] 4 usuarios agradece a RAFZ por este mensaje
Responder Arriba
#6
Que historia mas buena, eso no se olvida

Enviado desde mi Redmi Note 4 mediante Tapatalk
THE REUNION
Responder Arriba
#7
Una pena del fallo que mando muchas al desguace antes de tiempo

Enviado desde mi One Pro mediante Tapatalk
Responder Arriba
#8
Bonita historia!
Responder Arriba
#9
Muy buena historia, gracias por compartirla.
Responder Arriba
#10
Buena historia!
Cuéntasela a ver que cara pone!
Ya ha prescrito "la gamberrada" y ya no tienes 22 años. Hoy en día dudo que lo hicieras y seguro que lo mismo pensará tu padre.
Responder Arriba
#11
La verdad, es que algún día quisiera contárselo pero aún no he visto el momento. Entonces se dará cuenta que no era tan gastona de aceite y neumáticos.

Ya he comentado que el viaje de vuelta lo hice por la noche, lo que no he contado fue lo que me pasó porque es tan extraño como poco creíble, pero es cierto.

Por entonces había que pasar por el puerto de montaña de Miravete, el caso es que a la 1 de la madrugada me encuentro con una patrulla de la guardia civil. Estos estaban dando el alto de manera aleatoria, a lo lejos vi a uno de ellos que me encendía el pirulo azul para parar en el arcén, entonces pensé que ahí había terminado la aventura y finalmente me habían pillado (seguramente no estaban al tanto de lo sucedido 2 días antes).

El caso es que decidí parar y asumir las consecuencias, bajé la velocidad y puse intermitente a la derecha y casi llegando a la altura del agente y casi ya detenido, éste volvió a encender el pirulo indicándome que continuara, a lo cuál decidí no discutirle y poner intermitente a la izquierda y alejarme poco a poco.

Aún no entiendo que se le paso por la cabeza al agente para dejarme ir, lógicamente no sabía nada de lo sucedido lo cual no iban buscando ninguna moto, el caso es que me volví a librar de una buena. Quizá las horas que eran no tenía ganas de complicarse, o tal vez fueran registrando maleteros y pensó que no puedo esconder mucho en una mochila a la espalda y seguramente por eso me dejó marchar. El caso es que si me hubieran pedido la documentación, da igual lo que les hubiera contado la sanción hubiera sido muy maja... Gracias a que no fue así.

Ya llegando a casa y después de unos cuantos km a la espalda y con el neumático ya muy desgastado (a esas edades no tienes en cuenta los peligros) el neumático se iba deshaciendo, cada vez que reducía la velocidad para detenerme en un semáforo, la rueda trasera serpenteaba y me deslizaba de lado a lado, síntoma de un desgaste trasero a las últimas. Al llegar al garaje, tenía algunos hilos a la vista. Volvió a conectar el cable del acelerador y la tape con su funda exactamente igual a como la encontré y ahí no había pasado nada...

Me sorprendió que no me dijera nada por el desgaste tan evidente del trasero, pero ya iba tan gastado que no creo que se diera cuenta. Eso es algo que quisiera preguntarle cuando le cuente la historia.

Cuando vea el momento os prometo que le contaré esta y otras historias y os informaré de su expresión, seguro que nos echamos unas risas...
Responder Arriba


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)